BIM: la transformación de los grandes proyectos

Gracias a nuestra implantación de la tecnología BIM en todas las fases de los procesos constructivos de nuestra empresa, somos capaces de reducir costes, mejorar nuestro tiempo de entrega y hacer obras con el mayor grado de fiabilidad y satisfacción por parte del cliente.

BIM,  o modelado de información para la edificación, es el proceso de generación y gestión de datos de un edificio en construcción o de una carretera utilizando un software dinámico de modelado de en tres dimensiones y en tiempo real. A través de esta metodología podemos obtener la información completa del edificio, puente o carretera: geometría, relaciones espaciales, información geográfica, así como las cantidades y las características de sus componentes.

Nuestro enfoque constructivo

Enfocamos cada proyecto como una propuesta de ingeniería que requiere de una solución integral que integre y satisfaga las necesidades del cliente.

  • Trabajo multidisciplinar. BIM permite el trabajo colaborativo a través de una sola plataforma en la que los diferentes agentes implicados en el proceso constructivo (arquitectos, aparejadores, ingenieros…), pueden trabajar en la misma herramienta, integrando y compartiendo información en tiempo real. De esta forma se consigue mejorar la colaboración entre los clientes y diseñadores durante la fase de construcción.

  • Comprobación de interferencias. Antes de comenzar a construir contamos con un modelo completo con toda la información. De esta forma, podemos comprobar si hay algún problema de integración entre los diferentes elementos de una forma segura y rápida.

  • Integración del 2D y 3D. Esta metodología integra las 2 y 3 dimensiones interconectadas entre sí, mejorando la visión del proyecto global y evitando posibles errores

  • Por otro lado esta nueva forma de trabajar permite generar de forma automática toda la documentación del proyecto: presupuestos, planificación estructuras, etc. consiguiendo un aumento de la productividad y, por tanto, un ahorro de tiempo y costes.

  • Además, a través de BIM, podemos saber el impacto energético de cada uno de los materiales que componen la obra. De este modo, se podrán crear edificios inteligentes cada vez más integrados con el entorno, sostenibles y eficientes.